Xuegos Tradicionales VII: La Garza

Yíe un xuegu de llanzamientu y habilidá no que los xugadores (dous ou más), agachaos no suelu detrás d’una llínea, depositan no centru l’apuesta alcordada (unu ou varios cromos, cartones de las caxas de ceriellas, cachos de naipes debidamente recortaos y coloriaos, etc.) nuna área de xuegu alcordada.

N’outras épocas, las caxas de ceriellas valían cincu céntimos y disponían de trenta ceriellas cadaguna de las caxas. Vendíanse en dous formatos: unu senciellu que s’abría apretando pur un llau cun un deu; outru, parecíu a una cimbreira, que se zarraba namás pula presión de dous gomas pequerrinas. Esti modelu reproducía na sua tapa retratos, animales, paisaxes, etcétera… N’oucasiones nestas caxas facíase un buraquín na metá y ensertábase una cuerda piquiñina, consiguiendo sartas d’hasta mediu metru. Convertíanse en dineiru y apostábanse en mueitos xuegos.

Pintábase un círculu ou un cuadráu y no mediu poníase un númaru de cartones pur cada xugadore. Desde una llínea, a determinaos pasos, llanzábase una tanga que solía ser un tacón de goma de los ñuesos zapatos. Los “cartones”, qu’al golpe salían del círculu, yieran pal llanzadore.  Pa ver quién yiera’l primeiru en tirar desde detrás de los patacones, tirábase a una raya y el que más s’aprosimaba yiera’l primeiru.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *