Xuegos tradicionales VIII: La pionza

Pionza

La pionza yíe un xuguete de madeira, de forma cónica y rematáu nuna punta metálica, chamada rexu; sobre eilla enróllase un sogachu pa llanzalu y facelu beillare

Las pionzas d’antias yieran fabricadas pulus mirmus rapaces, cun ou sin ayuda de mayores, cun madeira de sardón, que tallaban toscamente, poniéndo-yes finalmente un cravu de fierru sin cabeza cumu punta.

Pa evitar qu’el sogachu de la manu al llanzare, solía añudase no estremu un cachu de palu, una arandela ou, lu que yiera más corriente, una moneda de dous riales, aproveitando’l sou buracu pa facer el ñuedu.

Lus xeitus de xugar yieran bien diferentes. Básicamente tratábase siempre de tirar la pionza cuña cuerda y facela beillare. A partir d’ende había numarosas maneiras:

  1. Coyer el trompu cuña manu:

Lus xugadores llanzaban al mirmu tiempu las suas pionzas y no intre coyíanlus cuña manu, sin que deixara de beillare. Yiera toda una técnica consiguir qu’el trompu xubiera a la manu entre lus deus furabollus y corazón. Ganaba aquel xugador que’l sou trompu permaneciera más tiempu xirando.

  1. Sacar obxectos (caxas de cerillas, “perras”, canicas, pionzas, piedras…) primeiramente colocáus nún círculu ou cuadráu trazáu no suelu:

Marcábase un redondel d’unos dous metrus de diámetru onde no sou interior cada xugador colocaba l’obxectu que s’apostaba (pur exemplu una canica, una caxa de cerillas, inclusive una moneda). El primer xugador tiraba’l sou trompu y coyíalu cuña manu mientras beillaba. Despuéis, cun mueitu cueidáu y precisión tirábalu sobre lus obxectos colocáus no círculu, intentando sacalus d’él, pus ganaba tódolus que podía sacare. Mientras la pionza beillaba, el xugador podía tirar de ñuevu. Cuando se paraba, pasaba la vez al siguiente xugador y asina sucesivamente hasta que yá nun quedaba nada no círculu.

  1. Rompetrompus:

Tirar la pionza violentamente sobre la d’outrus intentando detener el sou beille. Una de las maneiras de xugar consistía en marcar un círculu no suelu y, pur veces, llanzar el trompu pur que beillara drentu. Mientras beillaba, el xugador intentaba sacalu cun l’ayuda del sogachu. Se lu consiguía nun pasaba nada, peru en casu contrariu tódolus demás llanzaban las suas pionzas contra él hasta que, pur efectu de dalgunu de lus porrazus que recibía, salía del círculu. Quedaba ñestoncias llibre y prencipiaba outra vuelta tirando’l siguiente xugadore.

Pionzas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *